El momento mágico del Carnaval de Cádiz

0
328
graves-errores-sobre-las-tablas-del-gran-teatro-falla-codigo-carnaval

Todos los que nos hemos envenenado del carnaval tenemos un momento concreto, una agrupación que nos marca un antes y un después en nuestra órbita, capta toda nuestra atención y sentidos y hace que todo se paralice, nuestras pupilas se dilaten y prestemos toda la atención en aquello, es ese instante, ese momento en el que sabes que ya no habrá marcha atrás, en el que entras para difícilmente salir…ése es el momento en el que el carnaval te engancha de la manera más canalla.

Y digo canalla porque es como esa mujer difícil o imposible de conquistar, que te baila el agua pero a la vez te da un portazo frío, sencillo y vuelve aparecer cuando ya la dabas por perdida pidiéndote otra noche de locura, porque perfectamente sabe que no te puedes negar. El carnaval te da y te quita cuando le viene en gana, no se casa con nadie y con todos, no sé si es ese efecto de cal y de arena o por el hecho de vivir las noches más mágicas e inolvidables como gaditano con la radio encendida las que me hicieron caer, ya tampoco importa, es demasiado tarde.

Y dentro de ese veneno mágico, siempre hay una persona, ese momento adolescente tengas la edad que tengas en el que te postras frente a la pantalla y por unos instantes piensas “yo quiero ser esa persona”, parece un poco surrealista pero nace así, deseas ser ese director, ese autor, ese octavilla que va en esa comparsa, en esa chirigota…porque para ti, eso es lo mejor que has escuchado nunca y tú quieres estar ahí, necesitas estar ahí. Cómo un niño pequeño cada anoche al acabar esas sesiones mágicas de radio y cuando la última agrupación cierra la función imaginas que se levantan de nuevo cortinas, y tú eres el protagonista, tú eres el que ofrece al pueblo lo que quiere, en tu mundo de fantasía, voces y disfraces tú estás ahí con el empaque en escena de ese líder que tanto añoras.

Parece quizás un sueño infantil, alguna extraña o pequeña fábula que vivimos de mayores y por lo que sea ignoramos, negamos que aquello sea de la forma que te he contado, igual hasta pienses que exagero, pero seguro que tú, enamorado/a del carnaval has imaginado aquel primer flechazo, el que no se olvida, el que deseaste que tu padre saliera con Paco Alba para poder presumir en el colegio, que te llevara de la mano los dos vestidos con el mismo disfraz, que presumiera de ti en el ensayo, que te subiera a un tablao a chapurrear sus letras en el barrio de la viña…eso querido lector es a lo que me refiero, y mientras asientes por dentro de lo que hablo me despido, porque sé que si has llegado hasta aquí, hasta leer esto has estado tan envenenado como para ver sentido esto…y mucho más.

El patio de butacas está esperando tu actuación ¿Quieres que suba el telón, o te despierto?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here