Pasodobles inéditos de Antonio Martínez Ares

0
5363
Martinez Ares-pasodobles-ineditos-codigo-carnaval

Antonio Martínez Ares dejó el mundo de la comparsa y del carnaval en general en el año 2003, su última obra hasta su regreso en 2016 fue ‘Calle de la mar’ y obtuvo el tercer premio. A lo largo de su trayectoria carnavalera, El niño —como así se le conoce— ha grabado a fuego en el corazón de los carnavaleros numerosisimas agrupaciones: Los piratas, la niña de mis ojos, los miserables, la ventolera, el brujo… Y un sin fin de ellas. Tras los nombres de esas comparsas nos hemos deleitado con soberbios pasodobles que los aficionados cantan al dedillo en cualquier reunión de amigos, coplas que se han hecho inmortales con el paso del tiempo y que han quedado guardadas por siempre en el rincón del carnavalero.

Pero no todas vieron la luz, no todas salieron de las gargantas de sus componentes o quizás, no salieron de aquel local de ensayo muriendo para siempre en el olvido. Hoy os traigo una recopilación de algunas de esas letras, que por un motivo o por otro decidieron no cantarse, ni incluirse en los cd’s o libretos. Los pasodobles inéditos de Antonio Martinez Ares.

La ventolera (1994)

Esta es una letra crítica y durísima, no se cantó en el falla ni apareció en el cassette. Algunos me han comentado que quizás si aparecía en el libreto, pero es algo que no he podido contrastar. El pasodoble va dedicado a la figura de Antonio Martín.

Cuando yo era un chiquillo buscaba en las calles
el mar de tus coplillas, querido barquero
y después de ganarte como un miserable me inunda la pena
porque veo que tu arte se ha muerto en un bache de mala manera
Y te comen los celos, los celos
Qué culpa tiene nadie que tu alma esté enferma
enferma de triunfos y de premios
Ahora es el momento de contar las verdades que no te interesan
los premios que robaste con los fantasmas del gallinero
lo que pasó una tarde por un capricho de alma goyesca
Cuenta barquero, no te calles la boca, pero di la verdad
¡Ay!, se te acabó la suerte del niño rebelde, querido amigo
Paco ya está muerto, pero yo estoy vivo.
La guerra la traigo en los vientos
Qué no daría por verme de nuevo robando letras
de aquellos mandingos, de esas voces negras
Ahí sí que eras un hombre
y no un titiritero, titiritero.

Esta segunda copla, va dedicada al fotógrafo Juman.

Dejó en el saloncito, su plaza de España
y al lao de la ventana, el viejo astillero
y de entre sus paredes, barquitos y redes
de un Cádiz glorioso, el Cádiz de los trenes
el Cádiz del puente y su mar caprichoso
que ya lo echa de menos, de menos
dejó en el dormitorio, los versos que duermen
desde la cortadura, al mentidero
y en la mesa de noche,
la luz de una lunita que arroya las barcas
con pases de flamenco, días de playa
los carricoches, la cara de la guerra
la pena negra de tantas casas
ya no está el hombre
que guarda los retales
del hoy y del ayer
ay! Que más quieres mi niña
si te ha dado su vida poquito a poco
Cai por todas partes, cai entre sus fotos
tu historia a pulso y andando
ahora que ya está el gitano en el cielo
el momento, échanos una foto que no nos movemos
que aquí Juman de mi alma
Cai te está esperando, te está esperando

El Vapor (1997)

El año siguiente también nos deja otro pasodoble inédito, tampoco se incluye en el cassette ni en el libreto. Esta vez, el pasodoble estaría dedicado a aquellos poetas gaditanos que se han ido y arriba en el cielo siguen haciendo de las suyas.

Justo al llegar al paraíso cuentan que dijo San Pedro
“Pon ese bombo en la puerta y la tercera a la izquierda
ahí tienes a tu compañero”
Era como un lavaero el cuartito del más allá
con su vino en una mesa, la humedad y las goteras
y las ganas de ensayar
Formaban un batallón, alguien le dio una letrilla
y lo puso en situación
entre el Batato y el Sopa le buscaron un rincón
hasta el diablo aquel día se subio a la habitación
Cai de luna marinera, la romana caletera
¡que re bonita! ¡que re bonita eres! desde tu cielo
y el mismo Dios dijo ole, vamos por otra señores
que no se diga, que no se diga que estáis muertos
Allí siguieron sonando, Hombres del Mar, Anticuarios
sobre un tablao de espuma ¡y en el patio de las Malvas!
cuentan que hay un lugar en la nube 33

donde los que ya no están, llorando cantan cuplés
que es lo que tú les das tacita mía
que por más que se te van, que se te van, que se te van
ay, no te olvidan…

Los Piratas (1998)

Una de las mejores comparsas de la historia también se quedó con piezas en carpeta, como es habitual en Antonio nos deja su ya clásico piropo a Cádiz.

Casi estaba amaneciendo
cuando el vigía gritaba:
“se ve la alaja del medio”,
ví mi mapa y era cierto,
el Diablo me guiaba.
Deslumbrao por la belleza,
el tiempo se nos paró,
y.. al lao de una playa,
y atraío por las caballas
mi barquito embarrancó.
Ahora comprendo,
me dije en ese momento,
como puede haber aquí,
preciosidades,
dormiitas en estos mares,
si hasta el sol viene a morir..
a morir..
Y desde entonces,
algo ha cambiado en mi vida,
yo que siempre presumía
de ser un fiero pirata,
lagrimillas se me escapan
con solo decir tu nombre.
Y desde entonces..
me he convertido en poeta,
y le escribo a la Caleta
a las claras de la noche.
Junto a tí he llegao a olvidar
que a mi vida han puesto precio,
que apuntando siempre habrá
un cañon por barlovento.
Yo no me muevo de aquí,
así vengan a por mí
armaítos hasta los dientes,
que yo prefiero morir
mi Cai a no tenerte..

Los templarios (1999)

templarios1

La comparsa Los Templarios nos deja dos pasodobles inéditos, el primero dedicado a todos aquellos críticos con la comparsa, en los que podemos ver ya el hastío que reflejaba el autor hacia la fiesta, pero lo remata sencillamente genial y sublime.

Discúlpenme todos ustedes y perdonen por favor
por este tipo de cruzado, según dicen ya salió
disculpen que el estribillo, sea más largo que el cuplé
pero largo, largo, largo, por favor discúlpenme
Perdonen por las letras blandas
letras que no dicen ná
perdonen por las letras duras, ya no sé cómo acertar
que del centro hasta el final, sea tan raro el popurrí
si no lo podéis negar, os habéis cansao de mí
ay, ay, ay, yo les ruego me disculpen
ser de nuevo finalista
que mi madre me pariera comparsista, comparsista
por hacer cuplés graciosos, yo les juro por mi vida
que para el añito que viene escribo ocho porquerías
ay! Y disculpen por estar siempre al pie del cañón
Carnaval tras carnaval, como muchos, como tos
y perdonen por mi escudo, mi capa, mis nervios

mi espada y mi lanza
de rodillas y a sus pies, discúlpenme, perdónenme
si no hice más, más que querer
a Cai con toa mi alma.

 

En el segundo encontramos las vivencias de un abuelo, que salió con Martínez Ares contándole aquellas noches mágicas a su nieto para dormirse.

Cuéntame de cuando salías, abuelito en carnaval
otra vez no, que sí, un poquito
y me duermo de verdad
Yo salía con El Niño, y cantaba de tenor
le ganamos a Villegas, a Martín, a Pedro…a tos!
unos nos tenían cariño, y otros nos querían matar
caritas largas, rabia, envidia, no te quiero ni contar
cuantas lágrimas señor, con el primer premio aquel
diez añitos nos costó, y parece que fue ayer
Ay, ay, ay, yo canté letras valientes
!eso sí que era mojarse!
recuerdo con lo del papa que dijimos, ¡pa la cárcel!
seguidores dos millones, recorrimos Andalucía
y así un año y otro año y al final, toda una vida
Ay, y un buen día se acabó, empujaban los de atrás
otro grupo, otro autor, ley de vida y nada más
el niño ya está durmiendo
mujer donde has puesto mi pito de caña
que voy tarde ya lo sé, una vez más, solo una vez
taratará, tarataré
que Dios bendiga mi comparsa.

La niña de mis ojos (2001)

Otra de las comparsas con mayor nivel de las que ha presentado Martínez Ares al concurso. Dedica este pasodoble a la figura de la Tía Norica y al títere, que tanto ha representado en su obra la historia de Cádiz.

Cogiditos con hilos con mas penas que glorias,
una mujer y un niño van contando nuestra historia.
Una vieja de negro que un dia de levantito,
según cuenta una leyenda hizo un viaje de ida y vuelta
a bordo del Vaporcito.
Por Norica se la conoce su corazón es madera noble
y las criaturas se mean con ella.
Le acompaña su fiel Batillo, un niño golfo, carne membrillo
que adonde van forma la jodienda.
¡Cuidao señora que no la engaño! que ya han cumplido doscientos años.

Son mas viejos que Moret que el mismo Parque Genovés
y están hechos unos chiquillos. Más viejos que el trolebus,
mucho mas que decir oju y saltan como los grillos.
Siempre dispuestos a hacer fiesta en donde más se lloraba;
con los niños de la guerra y con la hambre en las caras.
Si se lleva usted a estos dos le regalo este guión de Norica y el toro.
Es una pareja inmortal bautiza en la Caleta…..
Ay señora, cómprela si en este mundo ¿o no es verdad?
¡Quien no es una marioneta!

Calle de la mar (2003)

Esta copla, en su última comparsa parece que no cuajó al grupo y no se cantó, ni se incluyó tampoco en el cd. Sin embargo el autor decidió incluirla en su primer cd en solitario variando unas cuantas cosas.

Esta canción es una carta.
Esta carta es un poema.
Este poema es la cara de la cruz de la moneda.
Es la espera de esperarte como un perrillo faldero.
Ese silencio en la casa cuando pronuncio: te quiero.
Esa sequía en los labios,
ese silencio sicario de las noches carceleras.
Ese frío por los huesos,
esa mantita en invierno
que no es la que yo quisiera.
Esas ganas de morirme y que nunca lo supieras.
Esos días que no acaban,
esa pena por el aire,
ese miedo a no perderme por el miedo a poder verte,
poder verte por la calle.
Ese sueño que termina
cuando bajo por tus pechos.
Ese anillo que me dice que para comer perdices
antes hay que leerse el cuento.
El vigía solitario de la torre,
el Pinocho que perdió a Pepito Grillo.
El que escribe pa olvidar
que no olvidé que no te olvido.
Mira Paco, lo que ha escrito ayer el niño,
te dije que lo notaba muy cambiao.
Sólo está enfermo de amor,
no le eches cuentas,
Dios lo coja confesao.

Existen más pasodobles de El Niño que se han quedado en carpeta, he tenido el conocimiento de uno de Los Templarios que iba dirigido al alcalde de Algeciras por el tema de la novena provincia, pero me ha sido imposible recopilarlo en este especial ya que no he encontrado nada al respecto.

La gente me pregunta si voy a quedarme

Pasodoble de medida de La Eternidad

Pasodoble de medida que trajo Antonio Martínez Ares para su comparsa ‘La Eternidad’ y que no se cantó en el Gran Teatro Falla.

Si conocéis la existencia de más pasodobles de Martínez Ares que no hayan salido publicados en los cassettes o cd’s y queréis compartirlo con nosotros, poneros en contacto con nosotros y lo publicaremos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here