Quince neuronas

0
1626
ocadizdigital

“Habrá que escucharla de nuevo, pero a mí de primeras no me ha gustado. Demasiado ornamento; tanto en lo musical como en lo escénico”. “La sofisticación ahoga la copla y entierra el mensaje, pese a que la idea es buena”. Sí, este fue el comentario que realicé sobre la comparsa neuronalsimbólica -que no alegórica- de Los Carapapas en uno de mis grupos de Whatsapp, y tal cual, lo transcribo.

A los de Santoña, aunque me tocaron a mi Carlos Herrera, y por ahí no vamos bien, hay que reconocerles su Mérito (perdón por la mayúscula). Casi mil kilómetros (976 en concreto) para venir a cantar al Falla con esa ilusión… Y ese acento que encandila: si es que me recuerdan a ‘Los Patxi’ impostando el vascuense.

La otra chirigota de la noche, pese a llevar una buena música de JC, se presentó vacua de letra y mensaje. Mucho descaro vestido de rosa, pero yo es que no comulgo con el lolosedismo moranco y paródico.

“La verdadera patria del hombre es la infancia”, lo dijo el poeta praguense Rilke. De este aforismo nace la idea de la segunda letra de pasodoble de la comparsa conileña (duendes coloraos, coloraos, coloraos), aunque dudo que el autor de esta conozca la obra del escritor austrohúngaro (yo tampoco); lo que sí debe conocer (muy) bien es la comparsa de Los Carapapas

Del coro de Paco Mora, ¿qué voy a decir?, si las obligaciones diarias no le permiten a uno llegar a tiempo a estas madrugadoras sesiones… Y respecto a la comparsa ‘Martes 13’, me acojo a mi derecho de abstenerme de opinar. Mute.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here