Tanto foami y tanta opinión

0
1041
ocadizdigital

Contigo aprendí que la chirigota de El Canijo este año no vale un duro. Que sí, que ya sé que es una de los clásicas del Teatro, pero este año, mejó que no hubiese salío. Aunque respeto eso de salir por gusto… Y bueno, El Ardentía con ese tipo de Kínder estaba divino de la muerte. Quedarán de nuevo en semifinales y dirán que el jurado siempre le da la espalda a su chirigota…

Las Muchachas del Congelao, así podría haberse llamado la comparsa femenina de Sevilla, y es que ya lo dijo Antonio Machado -que no Martínez Ares-: “Una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Aunque algún satirón les hubiese dado el título de Ricas y maduras.

Dejando atrás este juego de palabras homenaje a El Canijo; seriamente, he de decir que vivimos una segunda mini-sesión (¡acabó a las 22 y 52 horas!) muy plana, sin sobresaltos; ni por arriba, ni por abajo. Dos comparsas trabajadas y que hicieron un papel digno, un coro agradable y que progresa adecuadamente, y una chirigota por debajo de las altas expectativas creadas, que se quedó estancada entre tanto foami.

Pero antes de irme a la cama y darle un beso, como cada noche, al Niño Jesús que tiene mi mare en la mesita de noche, necesito la respuesta a una pregunta que me inquieta: ¿Era Quique Lafuente el vendedor de chucherías del forillo de la chirigota de El Canijo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here