5 momentos que el Canijo de Carmona nos hizo llorar

5 momentos Canijo de Carmona nos hizo llorar

El Canijo de Carmona es uno de esos autores que poseen una gran sensibilidad a la hora de escribir sus repertorios.

Prueba de ello, es la fantástica capacidad que tiene para mimetizar el repertorio y fundirlo junto al tipo, para sacarle un millón de referencias y metáforas en sus letras.

Hemos querido recopilar, algunos de los momentos en los que el Canijo de Carmona nos hizo soltar alguna lágrima gracias a alguna de sus letras.

Ricas y Maduras – Lo ví venir

Afrontar una enfermedad terminal con la mejor alegría posible, con las ganas de que aún queda muchísimo por hacer.

En este bonito, pero durísimo pasodoble de la chirigota Ricas y Maduras, el Canijo nos deja con un auténtico nudo en la garganta y un mensaje de vida.

No valemo un duro – Qué bien sabían

Todos recordamos el pasado con nostalgia, y más aún si nos referimos a nuestros seres queridos.

El Canijo dedica un pasodoble a los abuelos, haciendo una preciosa metáfora con el tipo de caramelos que representaban. Y es que hay veces que pequeños detalles son los que nos recuerdan a grandes personas.

Mejó no salgo – Sé de ti

Pasodoble de un niño que aún no ha nacido a su padre, esa voz que puede oír, pero que no puede sentir en su cuerpo como su madre.

Este pasodoble es toda una guía de ejemplo, de aquellos hijos que únicamente buscan el amor de unos padres, pero viviendo su propia vida, no siendo una miniatura de sus decisiones.

Los Juan Palómez – Todo me sabe a ti

Como ya comentamos antes, en muchas ocasiones encontramos a la gente más importante de nuestras vidas en los detalles más pequeños, en esta ocasión la comida.

¿Cómo no olvidar aquellos platos que con ternura y cariño preparaban nuestras madres cuando éramos pequeños?

Las Divinas de la muerte – A ver cómo te lo explico

¿Cómo explicarle a un niño pequeño la pérdida de un ser querido? Sobre esa difícil tesitura trata este pasodoble.

El Canijo, con su espectacular pluma, es capaz de ponernos en situación, y explicarle al niño el tema de la muerte, incluso sin nombrar su palabra durante todo el pasodoble, algo realmente impresionante.