El Carnaval de Cádiz en los años 2010-2020

La década de los años 2010 a 2020 cierra una etapa grande en el Carnaval de Cádiz. Volvimos a ver grandes duelos entre autores que regresaban, sufrimos la pérdida de iconos como Juan Carlos Aragón o Manolo Santander y vimos como se recomponía el cuarteto mientras que al coro llegaba una bocanada de aire fresco.

En el concurso, se vuelve en 2016 a las cuatro agrupaciones por modalidad en la Gran Final, algo muy demandado por algunos colectivos y aficionados, pero en esta ocasión, los huecos de las modalidades no se rellenarán con otras, quedando desiertas las plazas o los premios.

Se realizan algunos cambios que se transforman en parches que se van quitando y poniendo año si y año no, como el arrastrar o no arrastrar puntos desde las preliminares, el famoso ‘apto y no apto’ para no ofrecer las puntuaciones de las agrupaciones no clasificadas…

Como novedad, también se instauró un pequeño semáforo, en el tornavoz, que sirve a las agrupaciones para saber si exceden el límite máximo de puesta en escena, algo muy común en la modalidad de cuartetos, que suelen sufrir penalizaciones por este tipo de infracciones.

A partir de la próxima década, está previsto que se realicen nuevos cambios en el reglamento del COAC.

La comparsa, una montaña rusa de emociones

El mundo de la comparsa viviría una auténtica montaña rusa de emociones en esta década. Regresos, duelos titánicos, coplas inmortales y pérdidas de autores que dejaron una huella inmortal en la fiesta.

Esta década, tampoco tiene un dominador claro. Los primeros premios se los van repartiendo entre autores como Tino Tovar, que es el que recoge más galardones (Juana La Loca, La Canción de Cádiz y Oh capitán mi capitán), Juan Carlos Aragón (Los Millonarios y Los Mafiosos), Martínez Ares (Los Cobardes y Los Carnívales)… mientras que el resto de años se reparte entre Los Carapapas, Jesús Bienvenido y Antonio Martín.

Más autores se pasarían del mundo de la chirigota a la comparsa, como es el caso de Kike Remolino y emergen nuevos talentos que darán mucho que hablar durante la próxima década, como es el caso de Germán Rendón, Jonathan Pérez Ginel, Manolín Santander, Sergio Guillén ‘Tomate’, Antonio Pérez ‘Piru’

El regreso de Martínez Ares tras 13 años

Una tarde de 2015, saltaba la bomba. Martínez Ares confirmaba en sus redes sociales que volvía al Gran Teatro Falla tras 13 años de ausencia.

Lo haría con un grupo renovado, con Rafa Velázquez, el hijo de Rafael ‘El Mejicano’ como director. La comparsa cae de pie y alcanza el primer premio con ‘Los Cobardes‘. Durante los años siguientes, las comparsas de Ares siguen siendo una pieza fija en la Gran Final, conquistándola en dos ocasiones.

Juan Carlos Aragón nos deja sus mejores años y una triste pérdida

Comparsa Los Millonarios

Tras varios años sin entrar en las grandes finales, Juan Carlos Aragón lanza un pulso al Patronato, no presentando su comparsa en 2014, pero sí en los teatros de toda Andalucía junto a los Carapapas.

Volvería en 2015 con ‘Los Millonarios‘, con una bocanada de gaditanismo que prendó a sus seguidores e incluso sus detractores, una comparsa mayúscula que arrasó en el concurso.

Los años siguientes vinieron dados por un poso y madurez propias de alguien que ha encontrado la felicidad. Disfrutamos posiblemente de algunas de las mejores letras del autor en la última década y dejándonos esa sensación agridulce de que lo mejor estaría por llegar.

Pero el 17 de mayo de 2019 recibimos el mazazo terrible. Juan Carlos Aragón fallecía a causa de un cáncer dejando huérfana a su chusma selecta y a todo el mundo del carnaval. La comparsa ‘La Gaditanissima‘ (2019) y la chirigota ‘Er Chele Vara‘ fueron sus últimas obras.

Posteriormente, su grupo le homenajeó al año siguiente con una antología de coplas, algunas de ellas inéditas en el concurso con ‘La eterna banda del Capitán Veneno‘.

Se retiran Antonio Martín y Joaquín Quiñones

Hijos de Andalucia Antonio Martin - Codigo Carnaval

En 2013, junto a Ángel Subiela viviríamos el último gran primer premio de Antonio Martín con ‘La comparsa del Genio‘. Un autor que llevaba casi 50 años en la élite, ganando en todas las épocas demostraba que a pesar de los años, seguía reinventándose para ofrecer lo mejor de sus letras.

Pero todo tiene un fin, y es en 2017 cuando Antonio Martín decide retirarse del mundo del Carnaval de Cádiz con ‘Ley de vida‘, haciéndolo con un grupo que se componía por la mitad jóvenes y la mitad veteranos, algunos de los que le acompañaron en sus mejores comparsas como Catalino, Pedro Ramos, McGregor, Caracol, Pedrito o Kike Mayones entre otros.

En 2013, también viviríamos una despedida de otros de los autores más laureados y longevos del concurso: Joaquín Quiñones Madera. Aunque este lo hizo por la puerta de atrás, ya que tras la participación de su última agrupación ‘Los Peleles del siglo XXI‘, el autor dejó de participar hasta hoy, en el que de momento, ha comentado en numerosas intenciones que no tiene intención de volver y que su tiempo ya ha pasado.

Ángel Subiela se reinventa junto a Chapa, Aranda y Noly

Tras salir con casi todos los grandes espadas del Carnaval de Cádiz, Ángel Subiela decide darle un giro a su situación y se une junto a los hermanos Aranda, de Córdoba y Manuel Sánchez Alba ‘Noly’ para sacar una comparsa, que en principio escribiría José Manuel Cardoso, pero ante su indisponibilidad, finalmente Miguel Ángel García Argüez ‘Chapa’ es el que acaba como uno de los letristas principales.

El primer año, deciden sacar ‘Los Doce‘ (2016), una comparsa compuesta únicamente por 12 componentes debido a su indisposición de ensayar a diario, ya que el grupo lo componían gente de otras localidades como Córdoba, Málaga, Barbate…

Es al año siguiente cuando el grupo decide competir en igualdad de condiciones y parte desde el inicio con todos sus componentes (y algunos rotando). Así, llegan grandes comparsas como ‘Los Equilibristas‘, ‘Los Prisioneros‘, ‘Los Luceros‘ o ‘Los Listos‘, dejándonos ese halo de las comparsas de los años 90 y la magistral música de Noly en el pasodoble. Sin embargo, pese a estar en la gresca no consiguen el primer premio durante esos años.

La chirigota encuentra un nuevo dueño en el concurso

El mundo de la chirigota también viviría una gran montaña rusa de sensaciones, con momentos tristes, despedidas, nuevas caras y sobre todo un nuevo dominador: José Antonio Vera Luque y su chirigota.

En los últimos 10 años, los de Vera se han alzado con el primer premio hasta en 6 ocasiones. Curiosamente, es a principios de década cuando cambia la dinámica de esta chirigota, que en la década anterior no conseguía entrar en la final, ganándose un babuchazo tras otro.

Selu García Cossío mantiene su nivel, y es de los pocos que consiguen seguirle el ritmo a la chirigota del Vera, trayendo grandes pelotazos como ‘Viva la Pepi‘, ‘Si me pongo pesao me lo dices‘, ‘Mi suegra como ya dije‘…

La chirigota del Canijo, tras el éxito de ‘Ricas y maduras‘ (2012) parece desinflarse un poco de cara al jurado, donde cada año se hacía menos frecuente verles entre las finalistas. Como novedad, irrumpe con fuerza la chirigota del Lupo, que consiguen dar el pelotazo con ‘Los de Gris‘ (2013).

Para sorpresa de muchos, vivimos con alegría el resurgir de la chirigota del Cascana, que consigue dar un salto de calidad, sin perder su estilo, convirtiéndose durante varios años entre las 4 o 5 mejores agrupaciones del concurso.

Se repite la historia en la chirigota. Los mejores años de Manolo Santander y su pérdida

Manolo La Maldicion de la lapa negra

En el mundo de la chirigota, Manolo Santander, después de aquel último primer premio en el año 2000 con ‘Los de Capuchinos‘, consigue volver a escalar posiciones gracias a su unión con Antonio Martín, que consigue sacarlo del barbecho con ‘Los destripadores de la calle Londres‘ (2014).

La chirigota consigue entrar en una gran final con ‘Los de Cádiz norte‘ (2017) consiguiendo el segundo premio, pero el pelotazo lo darían en 2019 con ‘La maldición de la lapa negra‘.

Y como ocurriese con Juan Carlos Aragón, aquel año perderíamos a Manolo Santander en el mes de septiembre. Aunque su legado permanecerá más vivo que nunca, ya que su hijo Manolín, ha cogido las riendas de la chirigota para los próximos años, en los que ya han empezado a dar rienda suelta a las mejores letras de su padre con la antología de ‘El batallón rebaná‘.

Se retira la chirigota del Love

También viviríamos esta década el adiós de una chirigota que marcó un antes y un después en la modalidad, como es la chirigota del Love, presentes desde la década de los años 80 en el concurso del Gran Teatro Falla.

Los cachitopan‘ (2019) fue su última participación en el concurso. Algunos de sus componentes se han enrolado en otras agrupaciones, mientras que otros se toman un merecido descanso o forman parte de espectáculos de humor como es el caso del Love y el Cabra.

En el año 2017, la chirigota también perdía a uno de sus iconos, compañero y amigo: Manolo Cornejo fallecía a los 56 años, al que muchos recordarán indudablemente por el gran papel que hizo con Don Adolfo en ‘Una chirigota con clase‘ (1996)

Chiclana a ritmo de 3×4

Nuevas agrupaciones emergen en la modalidad, y entre ellas, destaca especialmente la chirigota de ‘Los Molina’ de Chiclana de la Frontera. Una chirigota que apuesta por un estilo añejo, tanto, que no se diferencia en nada en cualquiera que venga del Barrio de La Viña.

La chirigota escrita por Javi Tinoco y Manuel Benítez Molina en música alcanzó su cenit en 2016 con ‘Los Serenissimos’ donde conseguían el tercer premio en la modalidad.

La chirigota ha mantenido un estilo muy marcado, sin renunciar a las raíces ni al hacer reír, convirtiéndose durante los años siguientes en una de las más esperadas por el público.

Sevilla irrumpe con fuerza en el tramo final de década

Chirigota Daddy Cadi

Sevilla y su provincia consiguen poner su nombre con letras de fuego en la modalidad de chirigotas en esta década.

Abrió el melón la chirigota de Lolo Seda, Julián Balmón y Alvarado en 2006 con ‘Esto es pa verlo‘ consiguiendo el tercer premio y la primera final para una agrupación de Sevilla en chirigotas.

Repetiría en 2011, con ‘Los niños cantores de viena o de manolete‘ al frente de Juan Carlos Vergara y Alvarado.

Y en la última década, llegarían dos grandes pelotazos. Antonio Álvarez ‘Bizcocho’ sorprendió desde San José de la Rinconada con ‘No te vayas todavía‘ haciendo del humor negro una de sus principales banderas. Dos años después, ‘Daddy Cadi‘ de Jesuli Liaño y Pablo de la Prida ponían el Teatro Falla patas arriba.

El coro vive un nuevo resurgir

coro el barrio negro

La modalidad del coro, a la que vimos algo estancada durante la década pasada, va a vivir estos siguientes años una época de esplendor, donde mientras muchos quieren ser continuistas, otros deciden arriesgar dándole un toque fresco a la modalidad, acercando a un público más joven e intentando hacer sus repertorios mucho más dinámicos.

Sin embargo, los más veteranos deciden seguir jugando a lo que les ha dado el éxito en épocas anteriores, mantiendo un espíritu continuista y respetando las raíces del tango, autores como Julio Pardo, Fali Pastrana o Nandi Migueles se mantienen en la brecha. Quizás a este último es el que más novedoso lo hemos visto, intentando buscar ese equilibrio entre lo tradicional y lo vanguardista.

Luis Rivero decide pasar completamente a la autoría de coros, donde encontraría un gran éxito abriendo una brecha de vanguardismo y dinamismo muy importante en la modalidad. Popurrís movidos, coreografías y grandes escenografías habían venido para quedarse.

Algo similar vivimos en el último tramo de la década, con el coro de los Estudiantes de Antonio Bayón, que tras conquistar en los juveniles dieron el salto a adultos cogiendo cada año una soltura mayor y aportando ese grado de juventud y frescura a una modalidad que lo necesitaba a gritos.

Por su parte, Manolo Guimerá o Valdés, seguían poniendo ese toque de humor al coro.

Lo más importante, más allá de los estilos, es que el melón de la modalidad se había conseguido abrir a muchos más autores. Una mayor competencia en el mundo del coro haría que fuese más difícil elegir, más difícil ganar y se abría un abanico de mayores posibles ganadores. Todo un éxito.

El cuarteto goza de muy buena salud

cuarteto el cuarteto del more

La modalidad el cuarteto consigue sacarse la espinita de años anteriores y otorga al aficionado una década impagable de grandes risas y momentos épicos.

El cuarteto del Morera es uno de los grandes incontestables, principalmente en la primera parte, donde año tras año consiguen conquistar el primer premio de manera aplastante.

El buen hacer del Morera lo sufre también otro grandísimo cuarteto, como es el de Ángel Gago, que queda a la estela durante varios años con el segundo premio, algo de lo que se consiguen quitar la espina durante tres años seguidos (2015 a 2017) con ‘Los pensionistas se la dan de artistas‘, ‘Asociación de comerciantes…‘ y ‘Lo que el viento se llevó

Irrumpe con fuerza el cuarteto de Iván Romero, también llamado ‘El cuarteto de los niños‘, que consiguen tres primeros premios con ‘Los que siempre están al pie del cañón‘, ‘Los pepegym‘ y ‘El cuarteto del More

Javi Aguilera también se convierte en un nuevo referente en la modalidad, también conocido como ‘El cuarteto de Joselito’. Consigue hacerse con un puesto fijo en las grandes finales, pero hasta el momento no se ha podido alzar con el máximo premio.

Deja un comentario

error: Alerta: Contenido protegido!!