Agrupaciones míticas: ‘Los Muñecos de Cádiz’

Los muñecos de Cádiz‘ se presentaron en el concurso de agrupaciones allá por el año 2011 en la modalidad de comparsas. Escrita por los hermanos Carapapas, a buen seguro que es una de esas agrupaciones que les trae una mezcla de sabores amargos y dulces.

Amargos porque nuevamente su comparsa aquel año volvió a darse de bruces con las puertas de una Gran Final (algo que parecía resistírseles en los últimos años). Pero a su vez, sería innegable reconocer que aquella comparsa recibió después del concurso todo el cariño que el jurado no había querido darle para pelear por un premio, un reconocimiento dulce y multiplicado por mil.

Aquel año, pasarían a la Gran Final la comparsa de Tino Tovar ‘Juana La Loca’ (1º premio), ‘Los Currelantes’ de Jesús Bienvenido (2º premio) y ‘Las locuras de Martín Burton’ de Antonio Martín (3º premio). Por entonces, aún vivíamos aquellas encarnizadas finales de 3 que hacían mucho más competitivas las fases.

El grupo

grupo los muñecos de cadiz comparsa

Aquel año, la comparsa de los hermanos Carapapas venía de ‘El G-15‘, un buen grupo que sin embargo no pudo cogerle el pulso al concurso de la edición anterior.

La percusión la formarían Juanín Gamaza y Chúa, mientras que el trío de guitarras estaba compuesto por Guillermo Cabaña al punteo y Raúl Cabrera y José Miguel González en los acompañamientos.

Voces ya consagradas como Jose de Chiclana, Agustín Correa ‘Soleta’, Tomy Alemania u Óscar Ruz formaban un grupo compacto, arropado por tenores y segundas como Salvador Rubianes, Daniel González o Juan Pedro Rodríguez servían como el pegamento perfecto a la armonía.

Para ese 2011, se anunció la llegada de un trío formidable, con la incorporación de Ángel Subiela, que haría las funciones de director, Carli Brihuega como octavilla y Mariano Varela en la segunda fila.

Una comparsa con sello propio

subiela los muñecos de cadiz

Desde su llegada, Ángel Subiela dejó su impronta bien marcada en la agrupación. De hecho, el tipo de ‘Los Muñecos de Cádiz‘ fue propuesta suya, aunque el director tenía otra idea en mente, que era la de ‘Los Equilibristas‘ que posteriormente sacaría con Chapa, Aranda y Noly en 2017, pero a los autores les convenció más la de muñecos de vudú.

El grupo aparcó sus diferencias y se centró en lo que mejor sabía hacer: cantar. Y consiguieron dejar al Gran Teatro Falla boquiabierto desde que abrieron cortinas con una puesta en escena espectacular, con un tipo muy llamativo y vistoso.

La presentación tenía muchísimo ritmo, tanto que parecía querer pisarte los talones mientras Guille prácticamente conseguía echar humo por las cuerdas de una manera vertiginosa. Puro nervio. Un fantástico efecto el de irse quitando alfileres sumado a los rasgueos de garganta de Carli Brihuega llevaron todos los ingredientes para hacer de ‘Los Muñecos de Cádiz‘ una de las presentaciones favoritas de 2011.

La comparsa era muy completa, el popurrí volvía a dejarnos cuartetas memorables mientras que en los cuplés, los Carapapas demostraban ese as en la manga de venir del mundo de la chirigota, ya que realmente hacían reír y no eran un puro trámite como para otras muchas.

Pensamos que quizás la batería de pasodobles haya sido lo que condenase al grupo a no conseguir un hueco en la Gran Final. Y no porque llevase malas letras ni muchísimo menos (solo hay que recordar algunos memorables como el del parado, o el de la niña con anorexia) pero quizás, sus competidores vinieron más fuertes en ese aspecto. Aunque claro, todo es percepción personal, y al final como siempre se dice, es el gusto de 5 personas del jurado.

Un vuelco absoluto tras el cajonazo

Pero a pesar de la desolación de aquel cajonazo, ‘Los Muñecos de Cádiz’ encontraron un cariño inmenso en la calle y en cada actuación después de acabar el concurso, algo que seguramente no habían recibido anteriormente con tanta intensidad.

Así, la comparsa supo olvidar los malos momentos y se centró en los buenos, que a la larga resultaron ser infinitamente mejores y superiores a las decepciones de aquel año.

Los Muñecos de Cádiz quedaron en la memoria del aficionado grabado a fuego, y grabado en la piel, ya que no han sido pocos los carnavaleros/as que han decidido hacerse un tatuaje ya bien sea con alguna frase de la comparsa, o sobretodo con el disfraz.

No imaginarían los hermanos Carapapas, que al año siguiente vivirían otra montaña rusa de sensaciones que les llevaría al primer premio con ‘Los Duendes Coloraos’, pero aquella primavera de 2011, a buen seguro será difícil de olvidar.

Deja un comentario

error: Content is protected !!