Los cobardes

Los cobardes - Codigo Carnaval

Letra: Antonio Martínez Ares
Música: Antonio Martínez Ares
Año anterior: Calle de la mar (2003, tercer premio)

Últimos años

  • 2003: Calle de la mar
  • 2002: La revolución
  • 2001: La niña de mis ojos
  • 2000: La milagrosa
  • 1999: Los templarios

Pase preliminares

Hombre cobarde no conquista mujer bonita, y así, tras 13 años de letargo, ausencias y anhelos regresó Martínez Ares al Gran Teatro Falla con una comparsa bajo el brazo. Tipo colorista, de camaleones, sin más truco que encerraban sus logotipos semanas anteriores.

Un forillo totalmente en negro tras la comparsa nos hacen teletrasportarnos a otra época, puedes cerrar los ojos y volver a oír esas viejas melodías de cassette de La Ventolera o El Brujo, ese ritmo, ese compás picao tan gaditano. Se hace tan inconfundible pese a que las voces sean de otros ejecutantes que asusta.

El grupo tiene muchísima fuerza, Toni Piojo reluce en las notas más agudas rozando el sobresaliente en la afinación, la rotundidad de la segunda abriga la copla durante todo el transcurso, y como siempre una magnífica instrumentación decorándose en todo el momento por coros hacen de esta, una magnífica comparsa.

El pasodoble sin embargo parece haber querido buscar ese toque de vanguardismo que no le relacione con otras épocas ni otras agrupaciones, es por eso quizás que a algunos aficionados no les haya terminado de entrar en el primer impacto, habrá que seguir digiriendo. El estribillo mantiene la línea de todos sus predecesores, al tipo, y una auténtica maravilla. El popurrí tiene algunas cuartetas que son para enmarcar.

Pase cuartos de final

Se habló mucho por los mentideros del carnaval de que la comparsa de Ares llevaría forillo, e incluso llegaron otras vertientes más rocambolescas como que había cambiado gran parte del repertorio o que los trajes cambiaban de color.

Nada más lejos de aquellas farándulas, Antonio y sus cobardes se presentaron como siempre, como nunca. Con letras que nos recordaron a aquellos tiempos donde vibramos con el niño, como un azote, como una ventisca sin freno por las ventanas de nuestras almas.

El primero lo dedica al Alzheimer, tocado desde una perspectiva de una noche de nochevieja, el segundo, nuevamente al bullying del niño de 11 años que se suicidó recientemente, la tercera copla que se dedicaba a esto en la noche en 5 agrupaciones.

Martínez Ares enganchó a los titubeantes con un pase completo, completísimo, donde la brutalidad del popurrí o la magia de su estribillo consiguen dejarnos un regusto infinito a gloria, a victoria rotunda. 13 años esperando momentos como este han merecido la pena.

Pase semifinales

Pase Final