¡Que Manué estaba vivo!

0
392
Preliminares Funcion 9

Y al noveno día de las Preliminares del COAC 2018 del Carnaval de Cádiz ¡Manué resucitó!

Y nosotros con la pena, después del velatorio, pensando que había pasado a mejor vida y resulta que no, ¡que estaba en la playa!

Pero vayamos por partes. La novena función la abrió el coro de Quico Zamora ‘Los Queus de Cai’, unos policías de antaño, que llegaron al Falla haciendo un pasacalles al tipo, como los que se veían antaño y se han perdido.

Muy buenas sensaciones la de este coro, que consiguió dar un pasito más con respecto al año pasado.

El nivel de las comparsas se mantuvo estable

En la modalidad de comparsas, ‘Los Guiritanos’ nos dejaban la obra póstuma de José Antonio Valdivia, fallecido hace menos de un mes y cuya agrupación llevaba su letra. Muy buena interpretación del repetorio, sin estridencias y bien trabajado.

También gustaron los conileños de ‘La Playa’, que pese a tener que cantar en último lugar y tras un cabeza de serie, dieron el callo y ofrecieron un buen repertorio al respetable.

La comparsa de Córdoba, de Javi Lonene, ‘La Pasarela’ también cumplió con su cometido, ofreciendo un pase correcto.

Regreso triunfal del cuarteto de Los Niños

Volvía el cuarteto de Los Niños con ‘El trío’, pese a no estar su autor Iván Romero (que si anduvo entre bambalinas con ellos) y Carlos Pérez, el grupo decidió tirar por un corte clásico, y parece que el cambio gusto muchísimo. Risas a tutiplén con estos niños que vuelven a dar un golpe en la mesa.

En chirigotas nos llevamos dos buenas alegrías. La primera, la chirigota ‘Las del convento de Santa María La Yerbabuena’ con Rober el de Los Pabellones a la cabeza hizo reír muchísimo, mostrándose como una de las sorpresas de la noche. Muchísimo mérito añadido, cuando casi la mitad de componentes debutaba en la modalidad de adultos.

La chirigota del Bizcocho, la gran esperada

Y la segunda alegría la puso la chirigota del Bizcocho. Primero, porque como dijimos Manué no estaba muerto, sino solamente un poquito quemado del sol de la playa.

Y segundo, porque a la chirigota del Bizcocho pareció no pesarle en absoluto el listón tan alto que dejaron el año pasado y volvieron a traernos una divertidísima chirigota, con tintes de humor negro (nunca mejor dicho). El Falla se volcó con ellos.

Una sesión muy agradable en líneas generales, donde el nivel se mantuvo estable, cosa que es de agradecer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here