El pregonero populista

1
1606
Imagen de ocadizdigital

“A ve’, estáis de pie ¿o no?, estáis de pie ¿o no?; ¡ponerse de pié ante er pregonero, caraho!… Y el jurao, y tos'”. Esas fueron las palabras imperativas que pronunció ante el público el pregonero Pedro de Los Majaras al acabar la actuación de su comparsa (pueden presenciar el momento aquí desde el minuto 20:30). Llevando el mal gusto hasta el paroxismo. No lo conozco para juzgarlo con criterio, pero por las veces que he podido verlo y escucharlo en el Falla, el presente pregonero de nuestro carnaval me resulta un tipo zafio, vanidoso y como se diría ahora, populista.

Mediocridad

Sin salir de Los Majaras, he de decir que presentaron una comparsa que oscilaba entre el horror y el surrealismo, muy por debajo de lo que este grupo fue. Un tipo tolkiensiano cutre homenaje al mal gusto y anacrónico para esta veterana comparsa: ese ojo de Sauron que no dejaba de moverse entre los cuatro puntos cardinales, como la bolita del Arkanoid. Coplas vacuas e inanes, cantadas no al 3×4, sino al 3×7.

Por rescatar algo de una mala noche, salvemos de esta quema inquisitorial la chirigota de El Sheriff, que nos sacó unas cuantas risas: más por la parodia entre copla y copla y el arte natural de sus dos líderes que por las coplas. Desde Los Aguafiestas esta chirigota lleva años lejos de las Buenas; son siempre los desternillantes diálogos entre Sheriff y Lulu (que serían grandes cuarteteros) los que salen al rescate de un repertorio pobre. ¿El popurrí duró 4 minutos? ¿La presentación fue hablada?

Cuando el pasodoble de pellizco es lo único notable de una chirigota dice mucho de esta. Hablo de la agrupación que trajo El Lacio; buen músico de carnaval, pero que necesita mejorar en génesis y letras. Eso sí, la chirigota de las tejedoras bangladesís de Amancio Ortega hizo buena la de los viñeros.

Al margen de Los Majaras (o los retales de Los Majaras), hubo anoche otras dos comparsas sobre las tablas. Una de ellas, la alegórica, la firmaba Andy (sin Lucas pero con kilos de más) y el cantaor Raúl Gálvez. Aburrida, aunque musicalmente aceptable. La restante y la más “currada”, vino de Chipiona y presentó una idea original, de panel, miel, reina, zánganos y obreros.

1 Comentario

  1. Pienso que este año la prensa, va al cuello de las agrupaciones, obviamente hay grupos con posibilidades y otros que no, pero fuera de ello, creo que pedro por ser pedro, merece un respeto y eso de ojo de Morera… después se echa de menos, bueno señores no me están gustando para nada las crónicas en general

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here