Fernandi, la octavilla eterna del Carnaval

0
102
Fernandi - Código Carnaval

Decir Fernando Núñez, en el ámbito carnavalesco a buen seguro no les diga apenas nada. Pero si hablamos de Fernandi, la cosa cambia, y muchísimo.

Fernandi fue la voz y escudo de las comparsas de Antonio Martínez Ares desde 1985 hasta el año 2000. 15 años aportando su maravillosa voz a una agrupación que marcó un hito en el Carnaval de Cádiz.

Empezó allá por 1983, con ‘Novio de la bahía’, posteriormente ‘Estampa Lorquiana’, para unirse en 1985 a ‘Zombies’.

Los veteranos de la Peña Nuestra Andalucía no veían con buenos ojos ese estilo que ‘El Niño’ quería imponer, así que Antonio decidió buscarse un nuevo grupo para una agrupación, que como algún miembro del jurado de aquel año llegó a calificar ‘demasiado adelantada a su tiempo’.

Fernandi vivió el despegue de Martínez Ares, saboreó las miles del éxito, el estrés de la viralidad de sus comparsas y el cajonazo que terminó por romper a un grupo de leyenda.

La voz que encogía el corazón

Fernandi Dorremifasoleando - Código Carnaval

Su melódica voz nos transporta a otros tiempos, más felices para algunos, más románticos para otros, donde Fernandi ponía la nota aguda para estremecer al corazón, para encogerlo como un pellizco que retuerce la piel.

Pero aquello era tan suave y tan envolvente que terminaba por enamorar a las primeras de cambio. Fernandi era un reloj suizo en la cuerda de octavillas, siempre a su hora, a su momento y sin ninguna estridencia. Una fiabilidad que asustaba.

Compañero de batallas, repartió aquellos cantos de cisnes junto al Chupa, a Pati o con Carli Brihuega, con quien formó un tándem épico. La banda sonora de nuestra vida carnavalera.


Artículos relacionados


Un descanso con sabor a retirada

Después de aquella etapa junto a Martínez Ares, el grupo se rompe y Juan Carlos Aragón tomaba las riendas de gran parte del grupo de Antonio en 2001 con Los Condenaos, pero ya Fernandi sentía que necesitaba un parón.

Ángel Subiela lo convenció, pero el éxito y la exigencia de una enorme trayectoria pasa factura. Ensayos en días de Reyes Magos, fin de año, fines de semana, preparativos de nuevas antologías…una gran losa.

Pese a ello, Fernandi permanece los tres años que dura la unión con Juan Carlos, hasta Los Americanos. Subiela, Carli y otros componentes se embarcan en un nuevo proyecto con Tino Tovar, pero Fernandi decide tomarse un descanso.

El tiempo hace que Fernandi se acomode a una vida más tranquila y sin ensayos, y pese a que han sido muchísimos los grupos que cada año le han ofrecido salir siempre han obtenido una negativa por respuesta, eso sí, con muchísima ilusión por acordarse de su figura para sus agrupaciones.

¿Volveremos a escuchar a Fernandi?

Esa es la pregunta del millón que se hacen muchísimos aficionados que crecieron y durmieron con sus octavillas, que tuvieron la radio bajo la almohada y aguantaron hasta las 6 de la mañana en aquel año 1993 con Los Miserables.

¿Quién volverá a dejarnos con la carnecita de gallina? Se preguntan con la locura de un muerto viviente aquellos que afilan su esperanza con uñas y dientes. ¿Volverán los vientos de aquellas melodías a sacarnos una sonrisilla? ¿Nos habrá dado calabaza de manera definitiva o su voz aún permanece en las trincheras del Carnaval de Cádiz?

El tiempo pasa, y no espera por nadie. De momento, rebobinaremos aquella vieja cinta, y nos dejaremos llevar en el Cádiz de los 90, entre los brazos de una voz que siempre permaneció eterna en nuestros más bonitos recuerdos carnavaleros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here