Kike Remolino, el chirigotero innovador

0
734
Kike Remolino - Codigo Carnaval

Enrique García Rosado, más conocido en el mundo carnavalero como ‘Kike Remolino’ es un chirigotero con retazos comparsistas, una época que a los más jóvenes puede pasarle desapercibida, como un poco de puntillas, pero reaccionarán rápido si les dicen que Kike salió en agrupaciones como ‘Los Condenaos’, ‘Los ángeles caídos’, ‘Las estaciones’ o ‘El espíritu de cai’, no, no tuvo mal gusto.

El currículum de Kike Remolino es bastante extenso, sus primeros pasos datan de aproximadamente 1996, con la comparsa ‘El Relicario’, conforme han avanzado los años y su participación en el concurso, Kike ha ejercido también como autor, no de manera constante pero si ha tenido numerosas participaciones, siendo las más sonadas por entonces con el grupo de Juanlu Cascana: ‘Los otros’, ‘Los quince en la piedra’, ‘Esto es kay y aki hay que mamá’ etcétera.

Es en el año 2006, cuando el autor aparca su faceta comparsista y decide volcarse íntegramente en la chirigota, en la cual saldrá de componente también en todos sus años. Prácticamente desde el principio la chirigota cae bien y comienza a hacerse un hueco pequeño pero firme entre los aficionados. ‘Gracias a Zapatero nos dimos el si quiero’ es el principio de algo grande que estaba por llegar.

El año siguiente, en 2007, con ‘Los Hombres de goma’ nos deja una chirigota de aquellas que denominamos fetiche, seguramente no son conocidas por la gran masa social, pasan inadvertidas incluso cuando se nombran las mejores agrupaciones de un autor, pero tienen algo que gustan, que las hacen engancharte de manera sistemática sin apenas entender porqué. El de esta chirigota es el pasodoble, una joya musical.

Las pitorisas, el pelotazo rotundo

Desde el minuto 0, cuando la chirigota entona sus primeras palabras se atisbó que nos encontrábamos ante el pelotazo de 2008. Las pitorisas es una de las chirigotas más completas que recuerdo desde la última década, el ritmo in crescendo que aporta el repertorio sólo es digno de grandes obras de arte, lo que sigue a continuación mejora lo anterior por alto que parezca el listón.

A partir de Las Pitorisas el grupo empieza a tomar forma, a crear una base y una estructura firme y sólida. Se podría decir que Kike Remolino encuentra una identidad a modo de perfil para interpretar sus agrupaciones. Una introducción cómica a los pasodobles, una mezcla entre comedia y denuncia-crítica para el remate de los mismos, cuplés cortitos muy picaítos y un popurrí que aprovecha el atrezzo/tipo al máximo.

Kike no se corta un pelo

Al siguiente año el Salón de Belleza ‘El tijerita’ consigue revalidar nuevamente el primer premio, en un tipo mucho más estudiado y sobre todo trabajado al milímetro cada detalle, nada está al azar, se aprovecha cada elemento (como las tijeras para marcar ritmo en el pasodoble). Su victoria se vio un poco empañada por el cajonazo a Los Enteraos.

Pero como Kike es todo un caballero, el siguiente año con su chirigota ‘Los parapapas’ les dedica un pasodoble donde dice las verdades claras y sin esconderse, siente que aquel primero de Los tijeritas no fue del pueblo. Pocos autores son capaces de hacer semejante autocrítica.

Comprometido con las causas sociales

La chirigota de Kike Remolino siempre es la primera en colaborar en actos benéficos, en galas para recaudar fondos a personas necesitadas o asociaciones. También en el concurso ha demostrado gran sensibilidad con la causa, y el año de ‘Los protagonistas’ dedicó un bello pasodoble a las mujeres con cáncer de mama.

Remolino demuestra que aún es válido

Es en 2013 cuando Kike decide remotar un proyecto de comparsa, uniéndose a un elenco de grandes comparsistas como Agustín Zoleta, Guille, los hijos de Pedro de Los Majaras, Francis Alcántara…etc. El grupo es un híbrido entre los que salieron de la comparsa de Los Carapapas el año anterior a pocos días de cantar en el falla y una búsqueda de talentos ya consolidados. ‘Los Válidos’ es un proyecto arriesgado, donde representan a minusválidos en sillas de ruedas, una comparsa tocada con una inmensa sensibilidad y que tuvo la aceptación de muchísimos colectivos, la silla de ruedas la donaron para el programa de Toñi Moreno cuando acabó el carnaval.

Kike tenía pensado ese año no sacar agrupación, pero finalmente hizo doblete y estuvo con su chirigota bajo el nombre de ‘Los recortaos’. Destacar que una baja de última hora en la comparsa le hizo salir también en la agrupación.

Una magnífica genética concursista

A nivel de concurso, Kike Remolino es uno de los autores que se mueve como pez en el agua. Posee ese sexto sentido para saber al instante si su agrupación ha calado o no, pero no solamente eso, es capaz de localizar sus puntos débiles una vez iniciado el mismo y tratarlos o modificarlos si fuera preciso.

Kike no es de los que van con una idea fija al completo, sabe leer y escuchar lo que se le pide para conseguir el objetivo, esa capacidad de reacción lo hace un rival más complejo para el resto de compañeros, como si guardase un as sobre la manga. Creativo e ingenioso siempre busca esa vuelta de tuerca, esa originalidad en el tipo, buscar lo que nunca antes se haya escrito. Donde muchos lo ven casi imposible el autor es capaz de darle una vuelta de tuerca más y ofrecer cada año un tipo fresco y repleto de ingenio.

El Kike más sensible

También hemos podido comprobar la faceta más sensible del autor en algunos lugares más íntimos, esa letra amiga, sincera y compañera que llega hasta lo más hondo del corazón como estas dos.

Comunión de Nadine

Foto portada: OCDigital
Interiores: Universo gaditano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here