El origen de la palabra ‘Carnaval’

0
259
Origen de la palabra Carnaval
Foto: Wikipedia

Igual que ocurre con el Carnaval de Cádiz, aunque la raíz reconocida de la palabra “carnaval” es una, realmente sus orígenes son anteriores. La fiesta que conocemos hoy en día está fundamentada en la relación entre Don Carnal y Doña Cuaresma, pero esta relación proviene de una tradición muchísimo anterior.

De la misma manera, el origen etimológico de la palabra “carnaval” suele situarse en la suma de dos vocablos del latín: carnem-levare, lo que significa “carne” y “dejar ir”, es decir, “dejar la carne”. En italiano se utiliza una versión más fiel al original, carnevale; en inglés se dice casi igual, carnival; y en francés se usa la misma palabra que en castellano, carnaval.

En algunos lugares, a los tres días que van desde el domingo al Miércoles de Ceniza, que marca el inicio de la Cuaresma, se les llama “Carnestoladas”. Esta palabra que todavía se usa, tiene también su origen en el latín: carnem-tollere, cuyo significado es muy similar al de carnem-levare (tollere significa “quitar”). De hecho, la locución latina utilizada para denominar este período era “domenica prima carnes tollendas”: el domingo de antes de quitar la carne. Es curioso que en catalán se haya conservado esta acepción, puesto que al Carnaval se le llama Carnestoltes.

El carnaval, una fiesta de origen pagano

En la Italia de la Edad Media es cuando podemos decir que se institucionalizó el Carnaval tal y como lo conocemos ahora, y se adaptó a las creencias cristianas. Sin embargo, hoy en día todos los investigadores coinciden en que el origen de la celebración es pagano.

Entre las muchas aportaciones de la Antigua Roma está la de haber dado mucha importancia al ocio y la diversión, aunque solamente fuera para las clases más pudientes. Encontramos entre sus costumbres infinidad de celebraciones, muchas de las cuales han sobrevivido en nuestros días, y a ellos también se les atribuye el origen de muchos de los juegos y deportes que se siguen practicando en la actualidad. Una de esas costumbres romanas que siguen vigentes en nuestros días es el Carnaval.

Entre las muchas deidades romanas que hay, una de las más populares es Baco, denominado Dionisio en la cultura griega. Se le conoce principalmente por ser el dios del vino pero también lo era de “la vegetación y el éxtasis”. Se le asocia con la reproducción, por lo que está relacionado tanto con la sexualidad como con la agricultura.

Carnaval antiguo
Fuente: Flickr

En la Antigua Roma, el inicio de la primavera se asociaba con la llegada de Baco. Se suponía que éste entraba por el mar en un barco con forma de carro, a esta celebración se le llamaba carrus navalis. Esta denominación podría ser también el origen de la palabra Carnaval, y además explicaría el hecho de que en muchos lugares se utilicen carrozas para celebrar esta fiesta.

Sea la festividad de Baco el origen real de la palabra Carnaval o no, lo que no se discute es que esta celebración tiene que ver con el inicio de la primavera. Es cuestión de cada cual pensar si las creencias se adaptan a los ciclos de la naturaleza o si éstos tienen que ver con una fuerza superior, lo que está claro es que el Carnaval coincide con la llegada de la primavera y que no es casualidad sino lógica.

Antes de los romanos, ya en los pueblos indoeuropeos, se le hacían homenajes al dios Karna. En las lenguas indoeuropeas, la raíz kreue tenía que ver con la “sangre” o “carne viva” y se cree que es el origen de la palabra latina. En la cultura celta existe la ninfa Carna, que es la diosa del tocino y las habas; se le relaciona con las calendas de junio (en el calendario romano, el primer día del mes) y es hija de Helerno, el dios de las calendas de febrero, la fecha del Carnaval.

Todos estos mitos tienen que ver con el hecho de que después del invierno no había manera de conservar en buen estado los restos de las matanzas. De ahí que justo antes de la llegada de la primavera se incrementara el consumo de carne y otros derivados animales como los lácteos, puesto que el calor los echaría a perder.

El Carnaval tiene que ver con satisfacer las necesidades de la carne, del cuerpo, antes de dedicarse al espíritu durante el período de la Cuaresma. Una dinámica que corresponde perfectamente con esas antiguas tradiciones paganas.

De hecho, en inglés, la palabra Lent, que es con la que se denomina a la Cuaresma, en su origen significaba “primavera”. El Carnaval de Nueva Orleans, el famoso Mardi Gras, toma su nombre de la acepción francesa del “martes gordo/grasiento”, porque es cuando se comía todo lo que se podía antes del inicio de la Cuaresma.

En definitiva, la palabra Carnaval puede que esté relacionada con el próximo adiós a la carne o puede que tenga que ver con los carros y los navíos, pero de lo que no hay duda es de que es una época para disfrutar al máximo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here