Pasodobles para cantar en barbacoas

A buen seguro, en más de una reunión de buenos amigos han surgido esas coplas del Carnaval de Cádiz entre copas y barbacoas.

Hemos querido ofrecerte un pequeño recopilatorio, sobre algunas de las coplas imprescindibles que deben de cantarse en una barbacoa rodeados de buenos amigos amantes a la fiesta. ¡Toma nota!

Presentación de Caleta

Considerado el cajonazo de la historia del Carnaval de Cádiz con mayor unanimidad, esta comparsa de Antonio Martín no falta en ninguna celebración.

Caleta, Caleta.
Mar y cielo.
Una vieja playa.
Rocas desgastadas
por tantas hazañas.
Y en el firmamento
hay cierto misterio,
un pueblo perdido
duerme en sus entrañas,
y el rumor del aire
desprende un lamento
que desgarra el alma.
Es el embrujo sobrenatural
de esa diosa del mar
que se llama Caleta,
que adormecida en su soledad
se va haciendo inmortal
sin que nadie lo sepa.
Su viejo faro relevo del sol
que en la noche es timón
para los marineros.
Viva la suerte de poder gritar
contemplando su mar:
¡Yo nací caletero!.
Nace un nuevo dia,
de nuevo amanece.
El mar se retira y descubre certero
rocas que abastecen
su mar adivino
Buscando la vida van los caleteros.
Mariscan y pescan,
y otros se contentan
con mirar su cielo.
Es el embrujo sobrenatural
de esa diosa del mar
que se llama Caleta,
que adormecida en su soledad
se va haciendo inmortal
sin que nadie lo sepa.
Su viejo faro relevo del sol
que en la noche es timón
para los marineros.
Viva la suerte de poder gritar,
contemplando su mar,
yo nací caletero.
viva la suerte de poder gritar
contemplando su mar…
Caleta, Caleta, Caleta, Caleta.

Hombres del Mar – Viene a esta tierra un barquito

El célebre pasodoble del ‘Vaporcito del Puerto’ de Paco Alba. Todo un clásico de los más veteranos.

Viene a ésta tierra a un barquito
más típico no lo hay
más blanco ni mas bonito
en toíto el muelle de Cai.
Mire usted si ese barquito
tiene una gracia exquisita
que hasta dio su viajecito
la célebre tía Norica.
Los barcos de vela
como palomitas cruzan por su vera
los grandes mercantes
suenan las sirenas al verlo pasar
y es que ese barquito es tan pinturero
que le dan besitos las olas del mar.
Como ronea, como presume
sobre las aguas plateadas y azules.
¡Ay! Vaporcito del Puerto
cuando en ti me embarco, cuando en ti navego
me contagian los recuerdos de tus viejos sueños, sueños marineros
¡Ayl Vaporcito del Puerto
tu eres la alegría, tu eres la alegría
de ese muelle tan hermoso con ese rumbo garboso
con que cruza la Bahía.

La Ventolera – Recuerdo que era mayo

Para los clásicos de las comparsas noventeras, La Ventolera y su clásico pasodoble de amor en la Plaza España.

Recuerdo que era Mayo
por la Plaza España
cuando de entre las flores
yo vi tu carita.
Recuerdo que mis manos
y mi cuerpo temblaron
cuando me miraste
y el día en que tu hermano
me dijo: “paisano no seas cobarde
ve por esa chiquilla, chiquilla”.
Recuerdo esa mañana
cuando nos casamos
y te dije te quiero
pa mientras viva.
El miedo de esa noche
cuando yo vi tu cuerpo
a la luz de la luna
domingos de Caleta,
barrio la viña, plaza las flores
y un ramo de claveles
por cada niño
por cada cuna, cuna cu…
tú no me llores
si está tu pelo blanco
si el tiempo ya pasó
ay, hace cincuenta años
y hoy sigo pensando
como te quiero
vámonos pal parque
que aún me quedan besos
viejecita de mis entrañas.
Si tú me dejas y te vas pa los cielos
nunca te olvides
de ese muchachito que está que no vive
sin tí, mirando las flores por la Plaza España
la Plaza España.

Las viudas – Vuelve ya el 3×4

Los amantes de las chirigotas clásicas no podrán dejar de entonar las melodías a nudillos de esta chirigota de Paco Cárdenas, Ramón Peñalver y Noly.

Vuelve ya el tres por cuatro
el tres por cuatro bueno
vino con los ladrones
vino con los salsero.
También lo trajo un viejo
chirigotero puro
que se entregó por Cai
y le dieron por saco.
Ay, vuelve el chintataratachin
ay, el chintrataratachin
con ritmo de tres por cuatro
de chirigota pura de Cai
ese que pega el pellizco
y arranca el tipo del guirigay.
El que levanta el vello
a los niños y viejos
cuando pega un taconeo
con baquetas en un pellejo
el de lo platillazos
y el bombazo despacito
acompao entre redobles
y el que viene pregonando
que ha llegao el pasodoble
pasodoble, pasodoble

Charrúas – El circo de la vida

El clásico pasodoble del bombero de Joaquín Quiñones. Triste, pero sigue emocionando.

Lucia un sol primaveral
y la mañana se vistió de luto.
La multitud se agolpaba
queriendo ver una función
como si de un circo se tratara,
mangueras enrolladas,
luz de sirenas, válgame dios.
Y en un balcón
cuelga una escala como trapecio
Provocándole a los vientos
el salto mortal
Sin preveer que pa montar una pantomima
si en el juego va la vida
por lo menos ponerle red.
Y en el vació se hizo el silencio
Ay que no puedo, puedo no puedo más!!
Y a dos peldaños de unos aplausos
todo quedo en un llanto en menos de ná
Su cuerpo tendío en la acera
los compañeros rotos de dolor,
no daban fe ¡Dios mío que mala suerte!
el simulacro había salio tan bien,
tan bien, hasta en la muerte
Quien sabe, si al imprudente
al que se le ocurrió
jugar con fuego donde nada ardió
desde entonces no duerme
Si allí ya estuviste tantas veces
en las mismas puertas del infierno
Porque Dios no te quiso agarrar
cuando te vio trepar cansado al sueño eterno.
Subiendo, subiendo la escalera del cielo

Los Miserables – Ha dicho el santo padre

A buen seguro, uno de los pasodobles más polémicos que se han cantado en el Gran Teatro Falla. Martínez Ares criticó duramente al Papa Juan Pablo y le costó la expulsión de su cofradía.

Ha dicho el Santo Padre
que el aborto es de asesinos
y es curioso que lo diga
alguien que no tiene hijos.
Alguien que come y bebe
por culpa de algún cristiano,
que no vive en un piso,
que vive en el vaticano.
Que lo único que hace
es saludar con una mano.
Respóndame Padre
¿por qué se le niega entonces
la comunión a los retrasaos?
¿por qué tantas criaturitas
mueren de hambre desamparaos?
¿a quién llama usted asesino?
qué facil es, qué facil es,
recordarnos los mandamientos
viviendo como un marqués.
Si usted es el dios aquí en la tierra
por qué se encierra en ese palacio,
usted qué sabe de la guerra
usted qué sabe de calvario.
Déjese de tanta historia
apostólica y romana.
Creo en ese cristo tan humilde que murió en un madero,
y creo en su Santa Madre
y que me perdone el cielo,
a usted eh,
yo no le creo

Raza Mora – Un 4 de diciembre

Los Majaras del Puerto Santa María nos dejaron todo un himno, en homenaje a Manuel Caparrós, asesinado un 4 de diciembre.

Un cuatro de diciembre
muere un malagueño,
y una bala traidora
le quitó la vida,
tan sólo porque estaba
queriendo a su pueblo,
y alzando la bandera
de su Andalucía.
Seguro que la mano
que apretó el gatillo,
no importa de qué lado
ni de qué partido…
Es una mano sucia
de alma retorcida.
¿Por qué razón,
por qué razón?
señalaron con sangre
la fiesta de los andaluces,
con un asesinato
que a nada conduce,
pues no renunciaremos
a nuestra autonomía.
Andalucía tendrá como escudo
tu nombre y orgullo,
tu furia y tu fe.
Los malagueños
te llorarán siempre
y nunca te olvidarán,
¡¡José Manuel!!
Caparrós… tú,
tu bandera blanca y verde,
ahora que nadie te apunta
cuélgala en el cielo azul.
En el lucero mayor,
dile a las estrellas
que eres andaluz

Capricho Andaluz – Entre las flores

El coloquialmente conocido como pasodoble de la rosa, dio la victoria a la comparsa de Antonio Martín frente a Paco Alba, en una de aquellas luchas titánicas de coplas del Carnaval de Cádiz.

Entre las flores de un jardín bello nació una rosa
tan rebonita que hasta el agüita
que le caía, que le caía
se contagiaba se su perfume de flor hermosa
y aquella agüita en agua bendita
se convertía, se convertía.
Su jardinero la fue mimando igual que a un niño
y hasta cariño le iba tomando día tras día
la fue mimando con tan espero
que el jardinero sin su rosita ya no vivía.
Pero en una mañana que muy confiada al viento se mecía
una mano amlvada se le encaprichaba y la arrancaría
al ver su jardinero que no estaba en su rama
mueriendose de celos en su dolor, asi la lloraba:
Rosa, ay dime donde está rosita
de mi jardín la más hermosa
fragante y primorosa
di que mano maldita te ha arrancao la vía.
Rosa, sin tí el jardín ya no reluce
ni brotará ese aroma dulce
que de tu petalito tan requetebonito
el aire percibía.
Quien de tu rama,
ay te arrancaba no sabía
que a tí sin vida te dejaba
y de mí se llevaba lo que en el mundo más quería

La familia Pepperoni – Me han dicho que el amarillo

Jamás imaginaría Manolo Santander, que un pasodoble suyo se convertiría en el himno oficioso del Cádiz CF y sobre todo, del cadismo. Hoy día, se sigue cantando en las gradas del Ramón de Carranza cada partido.

Me han dicho que el amarillo
está maldito pa’ los artistas,
y este color sin embargo
es gloria bendita para los cadistas.
Aunque reciben a cambio
todo un calvario de decepciones,
de amarillo se pintan la cara,
amarillos son sus corazones.
Han dado su vida y sus gargantas,
siguiendo a donde haga falta
al Cádiz de sus amores,
Ratatatata ratatatata
benditos sean los que llenan de esperanza,
ratatatata ratatatata
cada rincón, cada escalón de mi Carranza.
Sin importarles que nunca,
vayan a ser campeones
han conseguido el respeto,
de toda España, por estos colores.
Por eso viva mi Cádiz, vivan los cadistas, vivan sus cojones!

Los Piratas – Con permiso buenas tardes

Una de las letras sobre los malos tratos que más efecto y ruido causó. Los Piratas de Martínez Ares nos dejaron un cruel y durísimo relato de una mujer maltratada.

Con permiso,buenas tardes,
vengo pa que me detenga,
que cansá voy a sentarme,
pues verá, voy a explicarle
la historia de un sinvergüenza.
Lo quería con locura,
toa mi via se la di
pero él sólo buscaba
una criada, una esclava,
una mujer para parir.
Siempre decía que tenía una quería,
una duquesa para él,
que le gustaba
llegar por la madrugada
pa tenernos a su merced, su merced.
Y lo he matao,
a mi Juan yo lo he matao,
por haberme maltratao,
por sentirme una perra,
por hacerme una vieja
con cuarenta y pocos años,
y lo he matao, a mi Juan yo lo he matao,
y en mi alcoba lo he dejao
con mi llanto en sus labios.
Justicia no pido yo
que conmigo no la ha habío,
¿quien me paga éste dolor
y las penas de mis hijos?
así que ya sabe usted,
haga lo que haya que hacer,
póngame una soga al cuello
poque por primera vez
no tengo, no tengo miedo

Calabaza – Lobo

La droga consumió a una gran parte de una generación en los años 80 en el barrio Santamaría de Cádiz. Ares contó la situación a través de una preciosa y cruel metáfora.

Lobo al lao mi casa rondando dos lobos
que siempre corre tras de alguien
y es amigo de la sangre solo
Camello y mi vecino solo es un camello
con dos jorobas donde brotan
en una muerte y en otra dinero.
Tengo amigos que de rama en rama
se van haciendo el mono
y conozco a gallinas escondía detrás
de un pobre porro
se de muchos que dejan su pelo crecer
como leones como queriendo sobrevivir
pero rinden culto a una serpiente
que día tras día le hace morir.
Barrio hay un caballo maldito en mi barrio
un caballito de muerte que por las venas se mete
un caballito lindo que no se para
porque es caballo de pura sangre
barrio con muchos buitres revoloteando
que los dejan en los huesos
y que se comen sus sueños
buitres por las esquinas
y los rincones buscando algo pa alimentarse.
Fieras se van haciendo fieras
en unos montes donde la hierva no muere nunca
siempre hay un cerdo que vende
y un burro que va a comprar
siempre hay un perro en la puerta
que no te deja escapar
madre abre las ventanas ay ay
dígale a Dios que venga
que se me muere mi gente en esta selva