Rafa Taleguilla, profeta de dos tierras

0
1970
Rafa Taleguilla - Codigo Carnaval
Rafa Taleguilla elegido como mejor Contraalto

Aunque pareciese una osadía pensar en un gran futuro, cuando un pequeño jovenzuelo correteaba los escenarios disfrazado con los tipos de Miguel Amate o Pablo Castilla, la sangre que corría por las venas de aquel jovencito que no alcanzaba ni los ocho años de edad eran justificante suficiente. Hijo del mítico ‘Talegón de Córdoba’, cantaor payo que a su vez heredó de su tía, ‘La Talegona’ una voz prodigiosa.

Ante esta tesitura vocal, Rafael Aranda Perales, más conocido como ‘El Taleguilla’ daba sus primeros pasos en el mundo del Carnaval en 1989, con la comparsa infantil ‘Futuro’. Mucho tiempo ha pasado ya de aquello, y aquel don innato le llevó a poner en ristra la famosa ‘Comparsa de Córdoba’, de la que él sería una de las caras más representativas.

El Falla, rendido ante Taleguilla

La maduración de sus agrupaciones se ha macerado lenta pero constante, como los exóticos manjares de otras tierras, la comparsa de Córdoba siempre aportó a Cádiz ese toque distinto al Concurso Oficial de Agrupaciones del Gran Teatro Falla, la gente quedaba prendada por la sencillez de aquellos ‘Tontos de la Tinta’ o ‘Los argentinos’ , pero sobre todo, por aquella voz que encandilaba cada nota alta de la agrupación, donde Rafa Taleguilla resplandecía con un brillo propio de las mejores voces del Carnaval.

Su registro vocal, causa una sensación dulce, sin estridencias, se transforma más en una sinfonía melódica que embauca como el flautista de Hamelín en todos y cada uno de sus tonos. No hay una tonalidad discordante en sus notas, todo fluye de manera elegante, con el empaque del que sabe y respeta todas y cada una de las raíces de las que ha bebido y mamado. Su semblante nunca se torna serio sobre las tablas, en todo momento la sonrisa se apodera de este cordobés, como en una señal constante y eterna de agradecimiento a su público, formando una simbiosis recíproca de admiración y respeto.

Taleguilla plantó con su voz, el sello firme de Córdoba sobre las tablas del Gran Teatro Falla. Recogió el testigo de las grandes comparsas que una vez pisaron ‘los ladrillos coloraos’ y a día de hoy, aunque suene tremendo, es casi imposible decir las palabras ‘comparsa’ y ‘Córdoba’ y no asociarlas a él. Rafael Taleguilla ha conseguido, lo que muy pocos en el mundo del carnaval han podido llevar a cabo, ser profeta en dos tierras, llevar un trozo del corazón dentro de otro, la brisa gaditana y el veneno del Falla y su carnaval dentro de aquellos sones de la Córdoba infinita, la de los Califas, la del cante inmortal de una estirpe de cantaores que sentaron cátedra más allá de sus fronteras, como ahora hace él en sus coplas infinitas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here